publicidad
  11/02/2022

Otro año insólito para los smartphones

La proverbial rivalidad entre Samsung y Apple – o Apple y Samsung, si se prefiere – en el mercado mundial de smartphones, ha tenido en 2021 un desenlace inusual. El número de dispositivos despachados por Apple en el cuarto trimestre descendió un 2,9% (84,9 millones de unidades) pero fueron suficientes para cruzar ganar la etapa. Samsung, que incrementó sus despachos un 8,1%, llegó segunda, a 16 millones de distancia. Muy distinto fue el resultado de la carrera tras doce meses de carrera: Samsung conserva el liderazgo de la tabla con 36 millones de smartphones y casi tres puntos de ventaja sobre su adversario. Esto, pese a que la marca coreana creció el 6% y la de la manzana un 15,9%.

publicidad

No ha sido la única sorpresa del segundo año de la pandemia. En nueve meses, de abril a diciembre de 2021, se derrumbaron las expectativas de una recuperación rápida. La secuencia de los cuatro trimestres [ +25,5%, -6,7%, -1,3% y -2,9%] tiene fácil explicación: la escasez de componentes, que afectó antes a otras industrias, llegó más tarde a los fabricantes de smartphones, que habían acumulado inventarios. Pero llegó con una fuerza que no parece vaya a decaer en el primer trimestre de este año.

El informe de IDC lo diagnostica así: “los problemas de la cadena de suministro y la escasez de componentes proseguirán durante la primera mitad de 2022, pero creemos que el mercado volverá a crecer en el segundo semestre. Está fuera de duda que la demanda remontará con vigor en la mayoría de los países, gracias al interés en [los dispositivos] 5G y a los nuevos factores de forma, principalmente los plegables”.

Con este telón de fondo, los datos recogidos por IDC – y con muy ligeras variantes por otras consultoras – totalizan 362,4 millones de unidades despachadas en el cuarto trimestre (-3,2%) y 1.354,8 millones (+5,7%) en todo el 2021.

El balance repite un paisaje consolidado desde hace bastante tiempo: dos líderes que suman el 37,5% del mercado, seguidos por un fabricante chino – ayer Huawei, hoy Xiaomi – que redondean un terceto con más de la mitad del mercado y perseguido por un pelotón de marcas, todas ellas chinas.

La curiosidad – vuelta a las paradojas – está en que Samsung es la marca que menos creció en 2021, lo que confiere más importancia al lanzamiento esta misma semana de los nuevos Galaxy S22. A partir de ahora, dos modelos de alta gama – iPhone 13 y Galaxy S22 – se confrontarán sobre la base de características comparables y a un mismo precio final de 799 dólares, bastante más baratos que sus predecesores.

Para quien busque explicaciones, el arreón reciente de Apple se debería a dos factores concurrentes. Uno es que el iPhone 13 estaba todavía fresco – apareció en septiembre – mientras que el Galaxy S21, modelo premium de Samsung, llevaba en el mercado varios meses. El otro motivo, que podría ser decisivo, es el comportamiento del mercado chino: por primera vez, Apple fue la marca más vendida en China durante el cuarto trimestre, con la particularidad de que el 21,4% de todos los iPhones vendidos en 2021 fueron comprados en China.

Hay un tercer factor: la diversidad de su catálogo, con modelos de gama media y precios asequibles, favorece a Samsung; como guinda del pastel, tiene plegables, categoría de la que Apple carece. Por cierto, hay que añadir que, a despecho del socorrido discurso sobre el ascenso de los servicios en las cuentas de Apple, la realidad es que el 57,7% de sus ingresos aún procede de las ventas del iPhone. Es el único fabricante que desglosa sus ingresos por líneas de producto: los 85 millones de iPhones vendidos en el cuarto trimestre le redituaron 71.628 millones de dólares.

Queda señalada la importancia del mercado chino, con un mínimo crecimiento del 1,1% en 2021, atribuible a las medidas de contención de la Covid: aun así, fueron 329 millones de unidades despachadas. El ranking se mueve constantemente: Apple lideró el último trimestre (17,2 millones de unidades) y Vivo el total anual (71 millones). Atención al avance de la marca Honor, que ya no es propiedad de Huawei: fue la segunda en el último tramo del año.

Por razones evidentes, suele prestarse más atención a China que a India, pero esta es el segundo mercado del mundo para los smartphones, con 169 millones de unidades en 2021. Samsung capturó la primera posición (17%) seguida de muy cerca por Xiaomi.

La generalización de 5G ha empezado en 2021 y será tendencia dominante en 2022. A comienzos de diciembre, IDC vaticinaba que el crecimiento del número de smartphones 5G sería del 117% al cierre del año, mientras los de 4G declinarían un 22,5%. Un detalle relevante del informe de IDC reside en la absorción de 5G por el mercado chino: en 2021 representaron el 46,9% de los despachos mundiales, mientras en Estados Unidos eran el 16,1%. Naturalmente, la cuota china descenderá al crecer la conectividad 5G en el resto del mundo, pero en 2025 bajará al 30,5%.

Hay más informaciones útiles proporcionadas por IDC: 5G no tendrá efecto expansivo en los ingresos de los fabricantes de smartphones: según el analista Anthony Scarsella, el precio medio (ASP) de un smartphone 5G se situaba en 643 dólares el año pasado, pero debería bajar hasta 416 dólares en 2025. A todo esto, el ASP de un móvil 4G era de 204 dólares y debería bajar a 109 dólares en el mismo lapso.

El mensaje final del informe de IDC es optimista, sólo atenuado por la incertidumbre acerca de cuánto durará la escasez de componentes: “vemos una demanda reprimida en casi todas las regiones […] a la que se añadirá la necesidad de restaurar los inventarios en el canal de distribución”. Esto da la pauta de lo que se puede esperar como un crecimiento normalizado en 2022.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2022 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons