publicidad
  28/10/2021

HPE acelera hacia la meta de 2022

Antonio Neri ha conseguido algo impensable, trasladar el cuartel general de Hewlett Packard Enterprise a Houston, lejos del legendario garaje californiano de Palo Alto donde nació la compañía. Desde la nueva sede, ha cohesionado a la compañía tras un objetivo que es su impronta desde que fue designado CEO: que la plataforma GreenLake sea aceptado como sinónimo de HPE, de manera similar a la asociación subliminal entre Microsoft y Azure o AWS con Amazon. Aunque HPE lleva varios cuerpos de ventaja a sus más directos competidores, Neri la ha alargado con una ronda de anuncios que apuntalan la fijación de un espacio propio y evitan quedr subordinada a las estrategias de los colosos del cloud.

Antonio Neri

publicidad

Según su categórica afirmación, “ejecutar cargas de trabajo on-premise en lugar de moverlas a una nube pública, puede ser hasta un 50% más barato”. A partir de esta premisa se entiende mejor en qué se diferencia lo que HPE define como ´nube híbrida` de lo que con idénticas palabras dicen otras compañías.

Hace meses, ya era más que evidente cómo Neri pisaba el acelerador hacia la meta que ha trazado para sí mismo y para la empresa que dirige desde hace tres años y medio: que el año próximo todo el catálogo de HPE pueda estar disponible en la modalidad de servicio bajo el denominador común GreenLake.

La transición se ha puesto una vez más de manifiesto en los resultados del tercer trimestre del año fiscal: esta plataforma as-a-service ha cerrado con 1.200 clientes y 5.200 millones de valor contractual, pero lo mejor es que los ingresos anualizados siguen subiendo un 33% interanual y las órdenes de servicio un 46%.

Los anuncios del mes pasado han coincidido con cambios en el banquillo. El cambio más llamativo ha sido el fichaje de Fidelma Russo, designada nueva CTO en lugar de Kumar Sreekanti. No procede de una adquisición, como su antecesor, sino de VMware, donde durante año y medio fue responsable de la unidad de servicios cloud. Con el precedente, la nueva CTO recibe el encargo de llevar a buen término una consigna que Neri usa continuamente: construir una plataforma de servicios from edge to cloud.

De la complejidad del empeño da cuenta el hecho de que HPE ha tenido cuatro chief technology officers en los últimos cinco años. El nombramiento de Russo se enmarca en reorganización con dos vertientes: el GreenLake Platform Development Team reportará a ella y el GreenLake Cloud Services Solutions Group dependerá directamente del CEO. Esto último es un indicador del compromiso de Neri a la vez que un síntoma de urgencia.

No ha sido esta la primera reorganización emprendida por Antonio Neri desde su ascenso en febrero de 2018. Y no parece que esta implicación personal atente contra las funciones de Keith White, VP senior y primer responsable de HPE GreenLake, artífice del ecosistema de partners del que en gran medida depende que la plataforma as-a-service triunfe en el mercado. No es ocioso recordar que, antes de incorporarse a HPE, White se ocupó durante siete años del mismo cometido en Microsoft, donde montó pieza a pieza el canal de Azure. Con este antecedente, viene a ser uno de los pocos directivos del sector que ha completado una conversión del modelo de licencia al de pago por uso.

Esta referencia organizativa no es baladí, porque de ella puede depender la delantera que ha adquirido HPE desde 2018 ante rivales que ya han presentado sus propias versiones del modelo as-a-service: Dell (Apex) o más recientemente Lenovo (TrueScale). Los tres tienen una prédica común, la nube híbrida, pero sólo HPE eleva el tono cuando presume de que su oferta es “la verdadera alternativa a la nube pública”. Neri mira a la ingente cantidad de datos que se van a generar con las explosiones de 5G e IoT y que van a residir en el edge, un espacio que cree estar en mejores condiciones de ocupar, gracias a la propiedad de Aruba.

En una presentación online, recordaba Keith White por qué los datos son el componente transversal de GreenLake o, si se prefiere, el pegamento de sus componentes: “lo que tratamos de hacer es facilitar a los clientes unas capacidades para su propia transformación mediante la modernización de sus aplicaciones y la monetización de sus datos, donde quiera que residan”. Una condensación gráfica de esos componentes sería la siguiente:

Por su parte, Neri va repitiendo su discurso: crece el número de clientes descontentos con la nube pública (especialmente con AWS, sospechosa de imponer precios excesivos). Los costes de la nube pública, junto con el cumplimiento normativo y la necesidad de bajas latencias, son razones por las que, a su entender, cada vez más cargas retornan a los centros de datos locales, aunque echan de menos los rasgos que habían buscado en la nube.

Por consiguiente, la cartera de GreenLake se ha enriquecido con adiciones que sitúan a HPE como competidora de empresas que precisamente destacan por su adyacencia a la nube pública, como Snowflake o la renacida Cloudera. O, en otro plano, especialistas en las prestaciones SaaS de protección de datos: Cohesity o Commvault (en este caso vía Metallic).

Los anuncios subrayan la entrada de HPE en dos mercados SaaS de alto crecimiento. La incorporación de Ezmeral Unified Analytics y Ezmeral Object Store plantea una rivalidad objetiva en el concentrado segmento analítico. Menos riesgo asume al abordar el mercado de protección de datos, superpoblado y muy exigido en estos tiempos de ransomware. Su arma de combate es la reciente integración de Zerto, adquirida por menos de 400 millones de dólares. Esta aporta una solución de recuperación instantánea de datos en el edge o en la nube que – según afirma HPE – sería cinco veces más rápida que los competidores. Según las estimaciones de la compañía, este mercado se va a triplicar en los próximos cinco años.

En la misma tacada, la cartera de GreenLake crece con un servicio de copia de seguridad y recuperación para VMware, que estará disponible desde noviembre.

Los resultados del tercer trimestre, con un notable aumento del 33% en la ratio ARR (Annualized Recurring Rate), parecen avalar la estrategia de HPE. Según Neri, espera una horquilla de crecimiento de entre el 30% y el 40% en los próximos años. Esto ha permitido que, a pesar de un modesto avance del 1% en los ingresos (6.897 millones de dólares), el beneficio neto de HPE haya vuelto a 392 millones. El año fiscal se cierra en estos días, por lo que sólo faltan semanas para el próximo examen.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2022 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons