publicidad
  12/09/2022

David Arderiu Piqué

Director General de VisualTime, a Cegid company

Aquella empresa de Sabadell que en junio de 2018 se llamada Robotics, rebautizada como VisualTime – por la marca de su producto estrella – ha sido absorbida desde diciembre por la multinacional francesa Cegid, gran especialista europea del software para recursos humanos. Nacida en 1983 para desarrollar programas de control de acceso, VisualTime vive con serenidad un cambio de escala; la nueva propietaria – notoria en España desde que en 2019 compró Meta4 – tiene a escala global 3.800 empleados, a los que su nueva filial aporta una plantilla de 78 trabajadores. “Venimos de una pyme y estamos aprendiendo a hacer las cosas de otra manera”, resume su director general, David Arderiu.

David Arderiu

publicidad

Desde fuera, el latiguillo anglo ´a Cegid company` parece indicar un cierto grado de autonomía. ¿Cómo funciona la integración en la práctica?

Eso lo tenemos perfectamente claro. Desde diciembre, formamos parte de Cegid y nuestro producto, lo que nos ha unido, es uno más dentro de su catálogo. La gestión de tiempo y de absentismo serán asuntos nuestros y vamos a seguir diseñándolos. Nuestro equipo de I+D se ha integrado con sus equivalentes dentro del grupo, especializándose en el producto, pero también implantando componentes como las directrices de seguridad, que emanan desde la matriz.

[…] Me refería a cómo se vincula la gestión de tiempos de VisualTime con los otros productos de Cegid.

Buena pregunta, porque antes de la compra Cegid ya tenía una solución de gestión del tiempo. Nuestro producto está destinado a una asociación íntima con otros más clásicos de nómina y gestión de talento dentro de su familia. Si acaso, en virtud de normativas en vigor, hubiera que enlazarlo más profundamente, se hará de manera transparente para el cliente. Por supuesto, en ningún momento hemos vivido la menor interferencia en lo que hacemos: sobre el modelo de de negocio, el acuerdo es absoluto.

Es comprensible, pero habrá conectores entre unos productos y otros.

Ya los había antes, de una manera extraoficial, a través de partners y distribuidores. Cegid nos conocía y tengo entendido que, al valorar sus alternativas de inversión, en la balanza pesó nuestra expertise. Lo que quiero decir es que nuestra posición en esta especialidad era la mejor de las disponibles en el modelo cloud y esto es precisamente lo que están intentando hacer con otras adquisiciones recientes: buscar la mejor expertise dentro de una orientación general hacia la nube.

¿Qué proyección internacional aporta Cegid en este momento? Y, ¿qué perspectivas ven para el producto VisualTime en Francia?

La transacción se cerró el 1 de diciembre, es poco tiempo para responder a la pregunta. Ya tenemos operaciones en tres países latinoamericanos, lo que evidentemente supone que el primer nivel de soporte tiene que ser local. En cuanto a Francia, pensamos empezar el año que viene, porque en efecto hay diferencias normativas que debemos incorporar al producto.

La expertise de VisualTime es un argumento convincente, pero ¿qué fue lo que atrajo la atención de Cegid sobre el producto de VisualTime?

Con la pandemia y la generalización inesperada del teletrabajo, cambiaron muchas cosas. Surgió la necesidad de herramientas para gestionar el uso del tiempo, no sólo los horarios nominales. Muchas empresas lo resolvían con papel y boli o con soluciones lanzadas por una legión de startups, por lo general baratitas, a raíz de la normativa sobre el registro de la jornada. Entrada y salida, eso era todo. Soluciones que de la noche a la mañana se quedaron descolgadas de las nuevas necesidades. ¿Cuál es la ventaja de nuestro producto frente a otras en el mercado? No me toca comparar, pero sí sé que VisualTime es más flexible de lo que era antes, que ahora tiene más potencia y que nos hemos empeñado en infundirle simplicidad y rapidez de uso. Y luego, esto ha sido fundamental, hemos lanzado una versión híbrida para resolver la problemática del teletrabajo […]

¿Qué se entiende por versión híbrida?

Es una tendencia muy presente en el mercado de las TI. En este caso, se trata de gestionar el trabajo que puede ser remoto unos días y presencial otros, no necesariamente los mismos, así como porcentajes variables de horas de trabajo según cada empresa pacte con sus empleados. Para esto, desarrollamos un módulo que llamamos VisualTime Hybrid. El acuerdo al que llegue la empresa, que es nuestro cliente, lo podrá gestionar gracias a ese producto híbrido. Las empresas adquieren así una capacidad a la que no estaban acostumbradas: de preocuparse por el control han pasado a tener una prioridad que es la fidelidad. Necesitan tener certezas que, es nuestra experiencia, depende de la confianza que generen dentro de la práctica del teletrabajo. Y para eso necesitan datos

Con los datos hemos topado. Francamente, lo imaginaba

[risas] Esa es la virtud de la hibridez: ofrece datos y seguridad de que los empleados están trabajando en una ubicación distinta a la habitual, pero están trabajando, cumpliendo con su tiempo efectivo. Pero esto había que adaptarlo a las diferentes casuísticas que hay en las empresas después de la pandemia que lo ha cambiado todo.

Supongo que tiene que estar pactado colectiva o individualmente

Efectivamente. No es una imposición unilateral, pero tiene que responder a una lógica organizativa. Se puede acordar con la plantilla que sea el 40% o el 60%, que sea obligatorio venir los lunes y martes y el resto de la semana lo gestione cada uno dentro del portal del empleado […] Es la misma filosofía de controlar, pero desde la base, dando la máxima libertad y el programa reporta cuando alguien se sale de los parámetros. Esto añade un sentido de conciliación que antes no existía o se gestionaba difusamente. Sin entrar en detalles, se puede añadir cosas como controlar aforos en un edificio o una planta, lo que en algunos casos ha permitido reducir metros cuadrados […] Con la nueva mentalidad, pocas empresas tienen previsto que el 100% de sus empleados estén en su puesto el 100% de la jornada semanal. Si esto se quiere controlar bien, hay que hacerlo con flexibilidad: poner los parámetros y dejar que tanto una parte como la otra vayan ajustando mediante solicitudes al portal, aprobando o denegando según las circunstancias, pero con transparencia

Ha mencionado dos atributos: potencia y flexibilidad. ¿Se refiere a la gestión de más puestos de trabajo?

Sobre todo, me refiero a más datos. Y esto requiere potencia en el sentido de que, si quiero definir patrones y comportamientos más complejos, me harán falta herramientas que soporten esa complejidad.

¿Cómo evitan contradecir la flexibilidad buscada?

Recordará que cuando nos vimos por primera  vez, en 2018, ya teníamos una solución cuyo fuerte era la flexibilidad del modelo de horarios y de turnos: tenías que hacer 8 horas diarias o 40 semanales con 9 de máximo cada día porque así lo marcaba el Estatuto de los Trabajadores, etcétera. Pero ya dábamos el máximo de flexibilidad, a la que después añadimos las herramientas de teletrabajo. Lo de ir a recoger a los niños al cole, ya podía hacerse con nuestro producto de entonces, de hecho, lo aconsejábamos a los clientes como argumento de venta para resolver el absentismo. Tanto que preferíamos definirlo como presentismo: si dábamos esa facilidad, nos evitábamos que unos ficharan en nombre de otros que no estaban trabajando. O evitábamos que algunos empleados se quedaran hasta las seis de la tarde calentando su silla cuando no tenían nada que hacer.

Si le doy vueltas a la cuestión de la flexibilidad es porque conozco empresas en las que siga primando una concepción elemental, por no decir anacrónica, de la productividad

En nuestro caso, con el portal del empleado es el empleado el que dice cuándo está trabajando y cuándo no. Si se quiere añadir un nivel de control como puede ser si está ejecutando una aplicación o no, eso no está en VisualTime. Nuestro indicador confirma que el empleado no se salga de los parámetros. Nuestra plataforma no es intrusiva como condición básica para que sea creíble.

[…] Interesante comentario

La verdad es que lo tenemos muy pensado. El cambio que ha traído el teletrabajo es que se ha pasado de que las empresas quieran controlar a que sea prioritaria la fidelidad del empleado. Lo que nos ha mostrado es que, si tienen talento en tus filas, podrás salir mejor de las situaciones de crisis. Con más razón ahora, que está entrando al mercado laboral una generación que da mucho valor a la confianza y la transparencia […] Pero al tiempo entendemos que el management necesita visibilidad sin que los empleados sientan que están siendo controlados.

¿En qué sectores de actividad tiene aplicación más evidente la solución de VisualTime?

Tenemos clientes en sectores muy distintos, simplemente la flexibilidad que requieren y le podemos proporcionar es diferente o tiene alguna limitación. Sobre una clasificación de 129 actividades diferentes, es evidente que hay muchas en las que no tenemos clientes. En el fondo, gestionar el tiempo de manera flexible y eficiente ha sido siempre para nosotros una necesidad horizontal

Horizontal, sí, pero también granular, porque esas actividades, cualquiera sea su número, tendrán algo que las distinga unas de otras. Aceptando que la solución es transversal, ¿VisualTime se está verticalizando?

Somos conscientes de los puntos clave de cada sector. Y, de todas nuestras funcionalidades, sabemos a cuáles va a sacar más partido cada una; la industria, por ejemplo, usará a fondo la herramienta para organizar turnos. Cuando hablamos con un cliente potencial, tratamos de entender qué necesita, pero la herramienta sigue siendo transversal. Si esa era la pregunta, esta es la respuesta.

Pasando a aspectos sociológicos, que en esta materia habrá muchos, ¿cómo han evolucionado los comportamientos?

Hemos visto muchas cosas nuevas en estos dos últimos años, algunas que nos han sorprendido y otras que eran previsibles. Desde el punto de vista del marketing, hemos visto que ya no vale el argumento del control, lo que ahora prevalece es la fidelización y la retención del talento; la gestión de tiempos tiene que estar al servicio de estos objetivos. Parece una máxima sencilla, pero expresa un cambio de mentalidad en las empresas: hemos pasado de un fuerte ´presencialismo` a ser un país que sabe adaptarse a unas formas de trabajo que en el norte de Europa ya se observaban antes de la pandemia.

¿Esto significa que las fórmulas de VisualTime son trasladables tal cual a otros mercados donde está presente Cegid?

Tal cual, no. Pero hay premisas que son válidas en todas partes, Puede que en un país, pongamos Francia, la flexibilidad esté limitada por la legislación. Pero también en España tenemos un Estatuto de los Trabajadores para el cual todo lo que exceda 9 horas al día se paga como horas extras. Ahora, en lo relativo al teletrabajo, toda Europa se va pareciendo: hace muy poco, se aprobó la adhesión de España al convenio de Ginebra sobre esta cuestión, lo que significa que la legislación que teníamos y que era bastante buena, ha subido un nivel. Esto quieren decir que una solución pensada en España puede ser usada en Holanda en condiciones de partida que no eran iguales, en un contexto sociolaboral diferente.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2022 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons