publicidad
  14/12/2015

14Dic

Poco importa si lo llamamos ´reconversión` o, buscando el ángulo positivo, ´transformación`. El fenómeno es tangible: hay menos bancos minoristas y se siguen cerrando oficinas, los nuevos modelos del negocio bancario tiran del concepto de autoservicio y la corriente de inversión en tecnología está en revisión. Estos rasgos explican que el mercado de cajeros automáticos lleve cinco años de contracción tras haber vivido su época dorada. Europa ha cerrado 30.000 oficinas bancarias desde el estallido de la crisis financiera, y ese proceso no se da por concluido.

En realidad, la base instalada de autómatas bancarios exige una renovación intensiva, pero su volumen – dicen los expertos en el sector – no justificaría la supervivencia de cuatro proveedores: Diebold, Fujitsu, NCR y Wincor Nixdorf (en orden alfabético). Una consolidación era esperada, y se sabe que ha habida conversaciones a varias bandas, hasta que dos de los cuatro hallaron la combinación que creen idónea. Simplemente, se ha llevado el gato al agua quien estaba en mejores condiciones de endeudarse para fortalecerse. Por su lado, los accionistas alemanes no se negarán a vender con una prima de 35% sobre la cotización previa.

Diebold, fuerte en Estados Unidos y ciertos mercados latinoamericanos pero con muy poca presencia en Europa, comprará Wincor Nixdorf, que tiene un perfil inverso. El precio acordado es de 1.700 millones de euros para unir dos compañías cuya facturación conjunta proforma fue de 4.200 millones de euros (4.600 millones de dólares) el pasado año fiscal. No parece que la operación vaya a ser objetada por los reguladores. Lo que no está tan claro es que la búsqueda de sinergias [en teoría, entre 200 y 300 millones de dólares] permita a la compradora sostener la cuota conjunta del 35% en un mercado mundial que se achica en todas partes salvo en Asia y algunos países africanos.

Estadìsticamente, NCR perderá el liderazgo que hasta ahora tiene, con el 25%, y quedará aislada porque – a diferencia de Fujitsi – no tiene otras líneas de negocio. Para dar otra vuelta a la consolidación, sería necesaria la fusión de estas dos compañías. Ignoro si sería viable, pero la clave no estaría en las nacionalidades sino en la posibilidad de unir capacidades de desarrollo de soluciones y de prestar servicios a la banca en un contexto que, en el improbable caso de volver a crecer, ya no tendría como eje el hardware sino las soluciones de software y la prestación de servicios

En una entrevista publicada por este blog, el director de Retail Banking de Fujitsu para Europa, Juan José Alert, comentaba recientemente: «que aunque durante estos años no vendiéramos muchos terminales nuevos no significa que no estuviéramos ocupados trabajando con las entidades para integrar sus redes. Se ha cogido lo que ya tenían instalado, se ha actualizado, y sobre todo se ha interconectado […] Esta actividad, que despegó en 2012 y 2013, está permitiendo que el reemplazo de las redes se pueda hacer ahora con una cierta normalidad«.

El CEO de Diebold, Andy Mattes [que llegó a la compañía en 2013 con fama de especialista en integraciones con la que ahora dirigirá] ha tratado de transmitir la idea de una adquisición indolora, pero es fácil colegir que tal vez no sea sostenible mantener 25.000 empleados en un negocio en declive y que se desplaza desde el hardware hacia los servicios.

Ambas partes tienen pendiente cerrar sendas reorganizaciones. La sede europea seguirá en Paderborn (Alemania), ciudad natal de Heinz Nixdorf. Tras la súbita muerte del fundador [en el Cebit de 1986]  Nixdorf Computer siguió varios años bajo control de Siemens, que segregó el negocio de retail banking en 1999. Esta trayectoria explica la decisión de que la futura empresa conjunta se llame Diebold Nixdorf. Dos apellidos alemanes, por cierto: el inmigrante Carl Diebold, de profesión cerrajero, fundó la empresa estadounidense para fabricar cajas fuertes.

A lo que iba antes de la digresión histórica: una visión realista indicaría que la fusión supone: 1) para la banca europea, la desaparición de un proveedor y 2) para NCR y Fujitsu, se abre una oportunidad de capturar contratos. ¿Acaso no son dos consecuencias típicas de las concentraciones corporativas?


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2022 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons