publicidad
  10/07/2013

11Jul

Ayer, el quinto aniversario de la AppStore se vio enturbiado por una derrota judicial de Apple. En un proceso iniciado por el departamento de Justicia, secundado por 33 estados, se acusaba a Apple y a cinco de los seis mayores grupos editores de libros en Estados Unidos, de eliminar la competencia al fijar en común el precio de los ebooks que aquella vendería a través de su tienda online. La jueza Denise Cole ha dictaminado la existencia de una conspiración que tuvo dos objetivos concomitantes: inflar artificialmente los precios para beneficio recíproco,y reducir la competencia con el fin de perjudicar la estrategia comercial de Amazon.

Según la decisión judicial, Apple quería aderezar el lanzamiento del iPad, en enero del 2010, con una oferta masiva de ebooks, y sugirió a los editores fijar un precio estándar por encima del de 9,99 dólares que aplica Amazon. Previamente, dos de los editores – MacMillan y Hachette – habían intentado convencer a Amazon de subir su precio, pero al fracasar optaron por otra táctica: aceptar las condiciones de Apple.

Durante las audiencias, Eddy Cue, VP de Apple y primer responsable de la creación de iBookstore, admitió que como consecuencia del acuerdo con los editores «algunos precios efectivamente subieron», declaración que ha llevado a la jueza a concluir que «en esencia, no observo discrepancia acerca de los hechos materiales que son objeto de la demanda».

Tratando de enmendar el efecto de las palabras de Cue – quien, además, dijo haber negociado con instrucciones directas de Steve Jobs – un coro de blogueros afines a Apple se ha volcado en la misión de denunciar que no se puede dar el mismo trato a un distribuidor como Apple y a un pool de compañías que se conciertan transversalmente para fijar sus precios.

Los editores se han declarado «víctimas de Amazon», pero un directivo de esta – llamado a testificar – denunció que se trataba de una conspiración para proteger el precio de los libros tradicionales contra la competencia del libro electrónico. «Víctima» a su vez de un ultimatum, Amazon cree que el objetivo de Apple era perjudicar las ventas de Kindle pero no se ha personado como parte en el juicio.

Se espera ahora que el departamento de Justicia pida cuanto antes al tribunal que fije una sanción económica, pero nadie tiene la menor duda de que el asunto no acabará aquí: los abogados de Apple confiaban en otro resultado, y apelarán la decisión judicial.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2022 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons