publicidad
  16/06/2010

El movimiento se demuestra jugando

La generación actual de consolas ha cumplido ya cuatro años y, en otras circunstancias, debería entrar ahora en la fase declinante del ciclo; pero la industria tiene poderosas razones económicas para postergar la sucesión durante otros tres o cuatro años. Este es el triple papel asignado a los nuevos periféricos: extender el ciclo del hardware, regenerar los ingresos y atraer a nuevos consumidores. Microsoft y Sony, con accesorios basados en sensores de movimiento, tratan de repetir el éxito de Nintendo, que empieza a perder impulso. El salón E3, que ayer abrió sus puertas en Los Angeles, aspira a ser el inicio de una ofensiva del sector para contrarrestar la caída de la demanda.

Kinect, nuevo nombre que Microsoft da a su Proyecto Natal, fue presentado el lunes con un espectáculo del Cirque du Soleil (pretencioso y hueco, como casi todo en la troupe canadiense). Pero la apertura oficial reservaba otras novedades: un cambio poco más que cosmético en la consola Xbox 360 – más delgada, angulada, con más capacidad – y la primera docena de juegos que escoltarán su salida al mercado. Robbie Bach, quien fuera el máximo responsable de esta estrategia y hoy a punto de abandonar Microsoft, insistía hace poco en que Natal (ahora Kinect) “será una suerte de grial para el mundo de las consolas, por su potencial para ofrecer a los consumidores una nueva experiencia sin que sea necesario lanzar un nuevo sistema”.

El accesorio – cuyo nombre combina los adjetivos kinetic y connected – es una cámara motorizada que alberga un conjunto de sensores y micrófonos, con la misión de escanear los movimientos corporales,y la peculiaridad de que una representación gráfica del jugador – su avatar – se integra en la escena del juego. No es, por tanto, un imitador manual del movimiento, como el de la Wii, ni tampoco como PlayStation Move, alternativa propuesta por Sony, que el usuario tiene que empuñar para dirigir la acción en pantalla.

Esta batalla de los sensores marcará la próxima fase de la larga guerra de las consolas, al menos mientras no asome otra generación de sistemas (y también de usuarios, claro). Pero está por verse que sea suficiente para alterar las cuotas de mercado: Wii (71 millones de unidades), Xbox360 (40 millones), PS3 (30 millones), aunque parece atinado afirmar que la ventaja de que ha gozado Nintendo ya no existe.

Por su parte, los editores de videojuegos se adaptan a la corriente, con la esperanza de dar la vuelta a la tendencia negativa del mercado. Por lo visto en la primera jornada del E3, los títulos que llegarán al mercado en la segunda mitad de año insisten en la recurrencia de las secuelas: Halo: Reach y Gears of War III (Microsoft), Resistance 3 (Sony), Call of Duty Back Ops (Activision), Medal of Honor (EA), todos van en la onda de la acción bélica más o menos futurista. Al mismo género se adscribe Homefront, una invasión ficticia de Estados Unidos por el ejército norcoreano. Por su lado, Nintendo prepara una nueva versión de su antaño popular Metroid.

Aparentemente, apuestan sobre seguro, suponiendo que los nuevos interfaces naturales añadirán interés a sus juegos sobre guiones previsibles. No obstante, algunos analistas temen que esta política de secuelas/franquicias acentúe la caída en lugar de estimularla: hay millones de “jugones” que durante años han sostenido el peso de la demanda, pero de un tiempo a esta parte abandonan el hábito de compra y dedican su tiempo a mantener batallas multiplayer con los títulos vigentes. Michael Pachter, de Wedbush Morgan, dramatiza: “los editores han creado un monstruo de larga vida, que frena las ventas de novedades”.

En lo que respecta a Microsoft, arrastra una reputación de afinidad con ese público, que procura compensar con la promoción de títulos destinados a un público familiar, en los que se centrará el marketing de Kinect. Entre las novedades se encuentra Videokinect, un sistema de videochat que se dice destinado a asociarse con el popular Messenger. Microsoft también anunció un acuerdo con ESPN para el acceso – en vídeo o bajo demanda – a 3.500 eventos deportivos. Pero también ha anunciado un acuerdo con Lucasfilms para lanzar el año próximo un juego de la saga de Star Wars para Xbox360/Kinect

Con la suma de estos elementos, Pachter opina que “el marketing de Microsoft se concentrará en los hogares donde ahora hay una Xbox360, para captar como usuarios a los miembros de la familia que no son “jugones”, atrayéndolos con su oferta de contenidos. Por su parte, la prioridad de Sony debería ser el público objetivo de Wii”. Adam Holt, de Morgan Stanley, se ha apresurado a señalar la necesidad de elevar sus previsiones de ventas de la Xbox360 y su contribución a las cuentas de Microsoft del año fiscal 2011, que empezará dentro de dos semanas. Otro analista, Philip Winslow, de Credit Suisse, piensa que, además de un «miniciclo» ascendente por la venta de periféricos, Kinect dará un empujón a las ventas de software de mayor margen. Robbie Bach no podía haber dejado mejor legado.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2022 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons