publicidad
  8/02/2012

8Feb

Es una larga tradición en este sector el cambiar cada equis años de marketing vertical a horizontal (y viceversa) o de marketing centralizado a descentralizado. Se supone que estos ciclos deberían ajustarse a la evolución del negocio, sacudir los hábitos de la organización y, a veces, sacrificar puestos de trabajo. Algo así es lo que está pasando, o a punto de pasar, en la sede de Microsoft en Redmond: saldrán de la compañía unos 200 empleados de la organización central de marketing. Chris Caposella, veterano que en septiembre fue promovido del marketing de Office al cargo de Chief Marketing Officer de la compañía, ha proclamado unos nuevos “principios orientativos” que, hablando en plata, dictan una transferencia de responsabilidades a las unidades de negocio.

Lo anticipaba el mes pasado AdAge: adelgazar el equipo central para que sus funciones sean asumidas directamente por los responsables del marketing de producto dentro de cada división. La publicación informa que el grupo de marketing de consumo – aparentemente el primer afectado – retendrá ciertas atribuciones esenciales: compra de medios, investigación de mercados, branding y comunicación corporativa.

Tras publicarse la noticia, la compañía sólo ha dicho oficialmente que los cambios buscan mejor la eficacia y la eficiencia, además de reforzar la carrera de las personas a cargo del marketing dentro de cada división. Añadiendo, con lenguaje litúrgico, que se trata de “alinear mejor nuestros recursos con las necesidades de nuestras líneas de negocio”.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2022 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons