publicidad
  14/01/2013

14Ene

Hay motivos para celebrar las noticias según las cuales Nokia está saliendo del pozo. La empresa, que fue orgullo y modelo de Europa, había perdido dinero durante varios trimestres consecutivos hasta que, por fin, Stephen Elop ha podido anunciar que en el cuarto de 2012 ha obtenido un beneficio del 2%. ¿Es poco? Pues sí, pero es más que el 6% de pérdidas que le vaticinaban los de la mala leche. Elop no se engaña: el primer trimestre de 2013 no repetirá esos números – ha dicho – por razones estacionales que afectan tanto a la venta de móviles como a la filial NSN. Pero la tendencia se ha enderezado, y ojalá que dure.

Lo más interesante, a mi juicio, del anticipo de resultados de Nokia [los oficiales se conocerán el 24/1] está en las ventas de sus móviles: 86 millones en el trimestre (114 millones un año atrás). La mayor parte (70 millones, de la serie 40) a los que suma 16 millones de smartphones. El desglose de estos acelera la decadencia de Symbian (2,2 millones) y confirma el ascenso de Windows Phone: de la familia Lumia se vendieron 4,4 millones de unidades, en lugar de los 2,9 millones del tercer trimestre. El Lumia 920, competitivo con otros más glamurosos, está precipitando un cambio en la percepción de la marca. Es así, pero si la compañía quiere solidificar el crecimiento de la gama, necesita escala: este es el papel que cumplen los Lumia 620, 820 y 720. No hay duda de que Microsoft tiene un mérito, pero sin olvidar que las tecnologías propias (imagen y mapas, entre otras) son factores por los que Nokia se reconoce como Nokia. Por esto me cuesta entender la insistencia de aquellos que sostienen que Nokia debería adherirse a Android.

Otra parte de la noticia dice mucho acerca de por dónde van los tiros en el mercado mundial. La gama Asha es mucho menos notoria entre nosotros, pero tiene éxito en los mercados que llamamos emergentes, y alimenta la esperanza de Nokia en llegar a reconvertir su propia base tradicional. Gracias a los Asha – smartphones básicos pero con pantalla táctil, con dos día de carga de batería – Nokia ha logrado defender su posición tradicional en China y frenar el avance de los fabricantes locales en India. Consecuencia de esta estrategia, el precio medio del catálogo de la marca ha subido de 155 a 185 euros en un trimestre.

Nada de lo dicho hasta aquí deja suponer que en 2013 Nokia va a recuperar posiciones en el ranking de la industria. Incluso puede que baje otro peldaño. Pero su objetivo es restaurar la rentabilidad, y por eso que, en el contexto actual, haya subido el precio medio es un buen síntoma. En los últimos cinco años, de deriva y reconstrucción, la empresa finlandesa perdió el 90% de su valor bursátil. Significativamente, tras conocerse estas noticias, ha recuperado un 14% en 48 horas. Buena suerte.


Contacto Suscríbete RSS


Sobre el autor. Copyright © 2022 El dominio norbertogallego.com es propiedad y está administrado por Diandro SL. B85905537. Creative Commons